CIMENTACIONES: Drenaje y Saneamiento del Terreno - Parte I.

Uno  de  los  más   importantes de   la  cimentación,  es  el  drenaje y  saneamiento.  Un    terreno  puede  estar   seco  en  su  superficie  y   luego,  al hacer  la excavación, nos  podemos  encontrar con  una capa  de   agua que  hay que    alejar  de  la  cimentación.

Algunos  constructores   tienen   el  criterio  de  que  en  vez  de  efectuar   la evacuación  de las aguas, es más sencillo  realizar enlucidos  impermeables en los   cimientos que   impidan   la  penetración  de humedad  en   los distintos  materiales  de  que  se  componen  éstos.  Efectivamente  y  aunque  en  casos  débiles esto  último   es más   sencillo, en   los  permanentes  y  fuertemente  acusados,   este  sistema  da  resultados   sólo   durante  cierto  tiempo, ya  que  debido a   la  enérgica  acción  de  las  aguas  aparecerán eflorescencias.  Por   lo  que  es mucho más   recomendable  cortar   el mal  por  lo  sano efectuando de  manera eficiente   la  evacuación  de  las  aguas.

El  agua  que  puede  perjudicar  una  cimentación  puede  proceder  de  muchos  sitios  y  aunque normalmente se   consideran   las   subterráneas  y  las  de lluvia no  hay que olvidar   la  posible   presencia  del  agua  motivada por cañerías   de  conducción,  desagües  fecales,  viejos  pozos  negros  y  hasta  quién sabe si  algún  conducto   ignorado.

A  tenor  de esto y como detalle  práctico de lo que decimos,  relataremos el  siguiente  caso del  cual  fuimos  testigos  presenciales  por   tener   la  obra  a nuestro  cargo:

En   la  provincia de Valladolid  y para  el  Instituto  Nacional  de Colonización,  construimos  una  granja  escuela para   capataces  agrícolas,  que  se   alzó en  un   terreno  que en  su  tiempo fue  también granja  de  un  convento.

La construcción de la nueva granja se desarrolló sin  ningún   impedimento  serio.

Entregada   la  obra  y unos  meses  antes  de que  terminara el plazo  de garantía  para   la   recepción  definitiva  y  devolución  de  fianza, se  recibió  en  la oficina  un  oficio  del  organismo  antes  citado  en  el  que  se  invitaba  al  contratista  a  reparar  con  toda  urgencia  una  mancha  de  humedad  que   en  una de   las  esquinas  del  edificio destinado  a   taller  había  aparecido.

Personados en  la granja con el contratista   comprobamos  que, en el lugar
indicado,  el  muro  presentaba  una  gran  mancha  de  humedad  de  trazado parabólico  que  necesariamente  debía  proceder  del  terreno.

Inmediatamente   procedimos  a  descubrir  la  parte  afectada  observando que,  a  medida  que  se  profundizaba  en  el  terreno.  más  encharcado  se  pre-
sentaba  éste,  hasta  el  punto  de  que  para  que  los  dos  obreros que   trabajaban  pudieran  hacerlo  con  alguna  comodidad,  fue  necesario  proveerlos de  botas  de  goma.

Alcanzada  en  su  profundidad   la  cota de  cimentación  -1,50  m- no  se observó,  fuera  del   barro,  nada  irregular;  pero  al  continuar   con  la  excavación  y  profundizar 70  cm  más  quedó  al  descubierto  el  motivo  de  aquel desaguisado;  una  conducción   de  agua.  Una  viejísima  cañería  de  barro  cocido era  el  origen  de   todo.  Por  lo que  luego se vio,  no  pertenecía  a  ningún conducto  moderno,  sino  que  muchos    años    antes  debió  prestar  servicio, siendo desconectada   después  por   alguna  razón, quedando allí olvidada.

Por  todo  lo  cual  debe  considerarse  la  necesidad  de  evitar  todo   reblandecimiento de  los puntos del  terreno donde  asienta  la  cimentación  y  de  los próximos  a  los muros. La  razón  de ello  se   comprenderá  fácilmente,  pues el terreno  seco  sufrirá  la   misma  deformación  a  los  efectos  de  la  carga  del edificio;  en  cambio,  si  el  agua  se  introduce  hasta  el  asiento de  los  cimientos,  se  formará una  masa  de  barro  esponjoso que   cederá,  más  o  menos   rápidamente,  con  el  solo  peso  de  los  cimientos.  La  causa  de   las  grietas,  en muchos de  los casos  es  precisamente  por no haber   tenido  en  cuenta  las  filtraciones  de   las   aguas  desde  el  primer  momento  de  la  construcción, como hemos venido señalando,  amén  de un  escrupuloso   reconocimiento del  terreno,  pues   el  caso  que  acabamos  de  describir,  aunque  particular,  es  digno de  tenerse  en  cuenta  cuando  para  construir  algo  nuevo  haya  que  derribar algo  viejo.

Hay muchos  procedimientos  o métodos  para drenar  un  terreno. El más práctico  es el  que  se ejecuta  aprovechando   la  topografía del  terreno.

 
Se  hace  por  una  red  de  drenes  y pozos  de  drenaje,  que  se  reúnen  en drenes o  canales  colectores  de  mayor diámetro,  hasta  terminar  en  el  canal de   evacuación  (fig.  17).  También  estas  aguas  se  pueden  evacuar  por  filtración, si hay  una capa  permeable y, en  caso  contrario  en  ríos  o  arroyos que  existan  en   las  inmediaciones, datos  que  hay   que  tener  en  cuenta  al proyectar la red de  drenaje.
Según  la   configuración del terreno hay  tres  procedimientos  para la organización  de   la  red  de  drenaje,  y   son: 

1.º   Drenaje  longitudinal:  en  que los drenes   se colocan  siguiendo  las líneas  de  nivel  del  terreno.
2.º  Drenaje  transversal:  Los  drenes  se  colocan  perpendicularmente  a
las   líneas  de  nivel  del  terreno.
3.º  Drenaje en  ziz-zag: En  esta  forma  de  drenaje,  la disposición  de los  colectores es  formando ángulos  de  90" entre  sí. 

El  ángulo  que   forman   los drenes  en  su  unión  con   los colectores deberá ser  como  mínimo de  60".

Al  planear  el  sistema  de  drenaje  tendremos  en cuenta, además de la pendiente del  terreno, el dar a los drenes  la pendiente necesaria  para  que   la  velocidad  del  agua   en  su   interior  esté  entre  ciertos límites, para   evitar  que, por  poca velocidad, se depositen los materiales que  arrastra  y para  evitar   la  corrosión  de   los  drenes  por  la  velocidad  excesiva del  agua.
CIMENTACIONES: Drenaje y Saneamiento del Terreno - Parte II.

1 comentarios:

Lilia Arizpe dijo...

estimados quiero diseñar un drenaje a un terreno de 5000 mts y también sacar costos . tengo la napa en invierno a .80 cm y verano baja hasta mts. ahora el mes de sept. en chile llovio demasiado que la napa subio mas de lo normal provocando inundación en terreno y ya están dos casas construidas.
favor de contactarme cel 98925829 para ver la posibilidad de trabajar .

Publicar un comentario