Encofrados de plástico.


Como consecuencia del incremento que está tomando la utilización de formas y dibujos complicados de hormigón, ha sido necesario encontrar un material de encofrado con ciertas propiedades que se aparten de las usuales en los encofrados convencionales.

Estas propiedades la poseen los plásticos reforzados con fibra de vidrio que están alcanzando una notable y popular desarrollo en el encofrado de elementos de hormigón. Las principales razones que han influido en este desarrollo son las siguientes:

 -Este material permite una libertad completa de proyecto.
-Permite al construir realizar simultáneamente el encofrado y el acabado de las superficies.
-Con los encofrados pueden moldearse dibujos y  formas poco comunes.
-No existe limitación de dimensiones, ya que los diversos elementos pueden mostrarse en obra de forma que se disimulen las juntas.
-Puede llegar a ser el material más económico de entre todos los disponibles, si se prevee un gran número de usos.
-Es ligero y fácilmente desmontable.
-No presenta problemas de corrosión.

Primeramente se construye en yeso, madera o hacer un molde con la forma y dimensiones necesarias y, a continuación se extiende sobre él una capa de parafina, se pule y se pulveriza con un elemento separador para impedir que la resina se adhiera al molde principal. Acto seguido se cubre el molde con una capa de fibra de vidrio y se satura con pinceladas de resina de poliéster. Una vez que la resina se ha sacado y enfriado, se vuelve a extender otra capa de fibra de vidrio y de resina poliéster, y así sucesivamente hasta alcanzar el grosor de paredes preciso.

Otro sistema es construir los moldes de fibra de vidrio es mediante la aplicación de la resina con pistola pulverizante, sobre la que se colocan unos cordones de fibra de vidrio o manera de refuerzo. A menudo se emplea una combinación de los dos sistemas mencionados. En la mayoría de los casos es aconsejable proporcionar a los encofrados una rigidez y resistencia suplementarias por medio de costillas tirantes de madera, redondeadas de acero o tubos de aluminio.

El espesor  de paredes de los encofrados de fibra de vidrio varía desde 0.32 cm en los de las losas sin armaduras ni refuerzos hasta 1,50 cm en los polares con tablas de 7,62 a 10,16 cm como refuerzo.

Con cualquiera de los sistemas de construcción de los encofrados que hemos mencionado, se pueden eliminar las juntas y las huellas, las cuales aparecen siempre en los realizados con materiales convencionales ya que si se desea que pueden construir encofrados por elementos que posteriormente se montan en obra y mediante un tratamiento adicional  de resina y fibra de vidrio se eliminan las nevabas.

Este material no se puede fabricar en condiciones cualesquiera, ya que requiera un control adecuado de la temperatura y de la humedad durante todos los procesos de fabricación. Por este motivo, la totalidad de los encofrados de fibra de vidrio construidos hasta la fecha lo han sido bajo las condiciones anteriores.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada