Construcción y Encofrado de escaleras rectas de dos o mas tramos.

Una escalera de das o más tramos, también llamada escalera de ¡da y vuelta, está constituida de tramos simples, y tal como ya hemos visto en el capítulo anterior separados, por unas losas de cierta dimensión, que se llamas rellanos, descansillos o mesetas. Por tanto, una vez ya descritas las características de que se compone una escalera recta de un solo tramo, sólo destacaremos ahora las disposiciones a tomar para la formación del tablero de la Josa del rellano, ya que todo tramo acabará en dicha losa o comenzará en ella.

Terminación del primer tramo

Lo que aquí describimos como terminación del primer tramo sirve también para todas las terminaciones de tramos ante la lasa del rellano en una escalera de varios tramos, es decir, que se trata de «terminación del tramo inferior».

Como puede apreciarse en la figura 97, todo tramo termina en un elemento de apoyo o de resistencia, por lo que el último escalón está constituido por una viga armada, la viga de la meseta, y el encofrado de esta viga, al hormigonarse de una forma continua, va unido al de la contrahuella correspondiente. 


Comienzo del segundo tramo

En la figura 104 vemos que el arranque del segundo tramo de la escalera apoya sobre la viga de la meseta, con un tablero lateral con igual altura que Ja de la viga, aumentada en un grueso de tabla, que corresponde al tablero de fondo, y disminuida en el espesor de la losa del tramo.

Meseta del tablero

Primero hay que empezar con el encofrado de la viga que sirve de elemento resistente a la escalera en ese punto. El encofrado de esta viga en nada difiere de lo ya descrito para las estudiadas en el capítulo correspondiente a vigas, El tablero de fondo tendrá Ja particularidad de tener dos anchuras desiguales: del lado exterior de la escalera, y correspondiendo al primer tramo, su anchura tiene que enlazar con el tablero de la losa, y del lado interior de la escalera y correspondiendo al segundo tramo, la anchura es la de la escuadría de la viga.

La viga irá apoyada sobre dos puntales con sus correspondientes sopandas, operando como ya lo describimos anteriormente.

Cuando ya tengamos preparado el encofrado de la viga, se procederá al montaje del encofrado de la losa de la meseta, para lo cual remitimos a lector al capítulo de suelos, ya que en nada difiere de aquéllos.

Para apuntalamientos, tornapuntas, embarrotados, zancas, etc., de las losas de los tramos, remitimos al lector al capítulo de escaleras sencillas de un tramo, ya que la losa de la meseta divide a una escalera de varios tramos, en sencillas de un solo tramo. 


0 comentarios:

Publicar un comentario