Cimentaciones: Sondeos para el reconocimiento del subsuelo.


Los  sondeos  son  otro  aspecto  del   reconocimiento  del  subsuelo, cuando por circunstancias del terreno hay que ir a ciertas profundidades. Operación también  indispensable,  pues  al   ser  atravesadas  las  diferentes  capas  del  terreno,   esto nos  permitirá   la  extracción  de  muestras  y  por  ende  un  mayor conocimiento de su  constitución  geológica.

Para profundidades  hasta de 5 metros y  tratándose de  terrenos de  con-sistencia  corriente,  se  usa  la   sonda de  mano que es manejada  por  un  solo obrero,  como  puede  observarse  en  la  figura  5.

El equipo  de sondeo  que presentamos  (fig. 5) está  formado  por  un  aparato de rollizos. La barrena penetra en el  terreno por simple rotación  ejecutada a mano. Hoy en  día hay otros métodos a motor  y aunque sus Útiles no han  variado  sensiblemente,   la  operación  se  hace  con  más   rapidez.

A continuación  presentamos los barrenos más  característicos con que se ejecutan  los   sondeos.

Barrena  para  tierra  (fig. 6)   llamada  de  plato  o  hélice.  Se  utiliza  en  terrenos vegetales o en  los  formados por arcillas, arenas compactas o graves, puede  penetrar  hasta  una  profundidad  de  2  metros.

 
Barrena  de  caracol  (fig. 7)  para   terrenos  coherentes  e  igual  profundidad  que   la  anterior.

Barrena cilíndrica  (fig.  8)  que  se  emplea  para  mayores  profundidades.

Barrenas de  cuchara   (figs.  9, 10, 11  y 12)  para  terrenos  compactos.

 
Barrenas  en  espiral  (figs. 13 y  14) para  terrenos  de  igual  naturaleza  que los  anteriores.

Barrena  cilíndrica  (fig.  15) de  palastro  especial  para  suelos  de  arena.
En  arena   seca  su   trabajo  es casi nulo por   lo  que  se  hará  necesario  verter agua sobre la superficie o  sondar.

Todos  los   taladros  serán  ejecutados  hasta dar  con   los  terrenos  incomprensible,  recogiéndose  muestras  (como  dijimos   antes)  de  las  diferentes capas  por   las  que  atraviesa   la  barrena.  Las  mismas  se  guardan  en  envases  precintados  y clasificados para su análisis en el laboratorio.

0 comentarios:

Publicar un comentario